Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Números anteriores / Volumen 7, Número 2 / DESTREZAS DE LABORATORIO Cómo practicar una miringotomía

DESTREZAS DE LABORATORIO Cómo practicar una miringotomía



ARTÍCULO ARBITRADO

Cuando practique este procedimiento, resultan fundamentales una preparación y una técnica precisas, para ayudarle a caracterizar y tratar infecciones del oído medio.

Jacqueline Gimmler, DVM, Jenise Daigle, DVM, DACVD

Si usted sospecha de otitis media en un paciente, una miringotomía –una incisión en la membrana timpánica- puede resultar útil como prueba diagnóstica, para ayudarle a confirmar la presencia de líquido o masa en el oído medio y colectar una muestra para cultivo bacteriano. Pero, las miringotomías también pueden ser terapéuticas, aliviando la presión en el oído medio y permitir el flujo de cualquier exudado o deshechos.

Mientras que las imágenes avanzadas, como la tomografía computarizada o las imágenes por resonancia magnética, son mejores para diagnosticar en definitiva líquidos o masas en el oído medio, no son 100% precisas y varios propietarios no pueden permitirse estas pruebas. El examen radiográfico de las bullas timpánicas puede brindar información valiosa, pero puede ser difícil colocar a los pacientes e interpretar los hallazgos. Con frecuencia, una miringotomía puede practicarse a un precio razonable y el procedimiento común tarda de 30 a 60 minutos. Así, en muchos casos, una miringotomía es un procedimiento útil y apropiado.

Este procedimiento puede practicarse en perros grandes y pequeños, así como en gatos. La técnica es ligeramente más difícil en gatos y perros pequeños, debido al diámetro más estrecho del conducto externo, pero la técnica es la misma.

¿SE TRATA DE OTITIS MEDIA?
Las infecciones del oído medio son comunes en mascotas pequeñas. En perros, los factores predisponentes incluyen otitis externa, masas y alergias. Los factores predisponentes en gatos comprenden masas y enfermedad respiratoria superior crónica. Las imágenes de tomografía computarizada en gatos han demostrado que muchos pacientes con enfermedad sinonasal tienen enfermedad del oído medio concurrente. Estos gatos no mostraban alguno de los signos clínicos antes mencionados de otitis media. Se requiere de mayores estudios, pero la enfermedad del oído medio parece participar de manera importante en la enfermedad sinonasal felina.

Los pacientes con otitis media a menudo muestran signos típicos de otitis externa concurrente (cabeceo, rascarse la oreja); muchas veces éstos son los únicos signos observados. De manera menos frecuente, los pacientes pueden mostrar dolor a la palpación del conducto auditivo y al abrir la boca, parálisis del nervio facial y síndrome de Horner. La otitis interna simultánea con nistagmo, ataxia y cabeceo no es usual, pero puede ocurrir. En cualquier paciente con otitis externa, crónica e intratable se debe sospechar también de la presencia de padecer otitis media.

Equipo y suministros
  • Otoscopio digital con puerto de trabajo y pantalla visualizadora, de preferencia con capacidad fotográfica.
  • Suministros de anestesia (por ejemplo, medicamentos de inducción, máquina de gas anestésico, sonda endotraqueal, catéter intravenoso, líquidos intravenosos, equipo de monitoreo.
  • Toallas, mesa de tratamiento con drenaje.
  • Catéter de látex rojo estéril 5 Fr 16 pulgadas.
  • Catéter urinario, rígido, estéril 5 Fr 22 pulgadas.
  • Tubo para cultivo de punta pequeña.
  • Pinzas para biopsia flexibles (con dientes o lisas).
  • 1 L de solución salina estéril (tibia), un recipiente estéril.
  • Tres a cuatro jeringas de 6 ml.
  • Guantes (sin esterilizar para quien detiene la oreja y dirige el otoscopio, estériles para quien maneja los suministros estériles).
  • 500 ml de clorhexidina a 0.1% o solución de yodo diluida (ambas tibias).

DESPUÉS DEL PROCEDIMIENTO
En pocas ocasiones, los pacientes desarrollarán signos vestibulares luego del procedimiento (los gatos más a menudo que los perros). Por lo general son temporales y pueden tratarse según se necesite, por lo común con antibióticos sistémicos con base en resultados de cultivo, glucocorticoides sistémicos y antieméticos con base en la gravedad. En nuestra experiencia, luego del procedimiento puede haber menor audición o sordera, pero son temporales.

Envíe muestras para cultivos bacterianos y citología, y cualquier masa retirada, o muestras de biopsia obtenidas para examen histopatológico. Proporcione una copia de las fotos tomadas durante el procedimiento al propietario y conserve los originales en el registro médico.

Nosotros enviamos a su casa a los pacientes más adelante durante el día. Cuando la membrana timpánica se encuentre rota, no utilice medicamentos a base de aceite en el oído. Usted puede hacer una mezcla de líquido acuoso para el oído con antibióticos, antimicóticos o corticosteroides agregados, según se requiera. Consulte los insertos de los paquetes y los formularios de los medicamentos para informarse acerca de la seguridad de los medicamentos específicos en el oído medio. En caso de haber signos vestibulares con otitis media es probable que se relacionen con otitis interna bacteriana extendiéndose desde el oído medio, así que pueden agregarse antibióticos orales para mejorar la respuesta. A pesar de que los antibióticos orales no tienen por lo común una buena penetración en el conducto auditivo externo, penetran hacia el oído medio e interno. Cambie los antibióticos con base en los resultados del cultivo si resulta apropiado. Ya que gran parte de estos pacientes ya está recibiendo corticosteroides para su otitis, pocas veces se requiere de medicamento para el dolor; en estos casos prescribimos tramadol.

Luego del procedimiento puede haber audición reducida o sordera, que por lo general son temporales.

SEGUIMIENTO
Siempre vuelva a revisar al paciente dos semanas después para asegurarse de que el conducto auditivo todavía se encuentra abierto y que la membrana timpánica empieza a sanar, el paciente se encuentra a gusto y que los propietarios le están dando correctamente los medicamentos (hacemos esta cita sin cargo alguno para asegurarnos de que los propietarios regresarán). Por lo común, la membrana timpánica no ha sanado por completo al momento de esta visita, así que si no podemos visualizarla mientras el paciente se encuentra despierto, por lo común no sedamos al paciente.

Sin embargo, la membrana timpánica debe estar curada en una cita a las cuatro semanas; así algún paciente inquieto puede sedarse para un examen otoscópico completo. Con frecuencia, los pacientes necesitan tratamiento antibiótico tópico y tal vez también sistémico durante 6 a 8 semanas luego de la miringotomía para eliminar por completo la infección. Asegúrese de tratar cualquier causa subyacente (por ejemplo, alergia alimentaria, alergia ambiental, tumores) de modo que la infección no recurra.

Si desea leer todo el artículo puede suscribirse ahora
o comprar la versión descargable en PDF

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx