Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Números anteriores / Volumen 13, Número 3 / ¿Padece pioderma? Aléjese de los productos sistémicos

¿Padece pioderma? Aléjese de los productos sistémicos

Es decir, por lo menos hasta que usted sepa que los necesita. Para el sobrecrecimiento bacteriano y casos superficiales, tratamiento tópico tal vez sea lo que sólo necesite para sus casos veterinarios.



Sarah J. Wooten, DVM

La pioderma es un sobrecrecimiento bacteriano directo en la piel, ¿no es así? Craig Griffin, DVM, DACVD, de la Animal Dermatology Clinic en San Diego y un conferencista reciente de CVC sostiene que, mientras el sobrecrecimiento bacteriano en la piel puede conducir a pioderma, no son lo mismo y deberán tratarse de manera distinta. Además, la pioderma en perros adultos es una enfermedad progresiva, que se perpetua por una larga lista de factores. Si usted no atiende tales factores, usted estará desafiante a la barrera de la pioderma recurrente o de la resistencia a los antibióticos.

El patógeno predominante que ocasiona la pioderma es Staphylococcus pseudintermedius - un sobrecrecimiento de flora normal que reside en las superficies mucosas y pelajes de perros. También se ha identificado a Staphylococcus schleiferi, Escherichia coli y Cornynebacterium, y especies de Enterococcus y Pseudomonas en cultivos de perros con pioderma. Pero sin importar el patógeno, la presentación clínica por lo general es la misma dice el Dr. Griffin.


Lesiones en el cuello ventral que demuestran eritema, alopecia, costras y liquenificación. El examen citológico mostró un sobrecrecimiento bacteriano mixto.

La definición médica de pioderma es una inflamación cutánea bacteriana, marcada por lesiones llenas de pus. Así que, con el fin de denominar a la pioderma, usted debe encontrar pus afirma el Dr. Griffin. Las lesiones clásicas de pioderma consisten en pústulas, forúnculos, fistulas, costras, pápulas, nódulos y collaretes epidérmicos, aunque la liquenificación también puede constituir una lesión de pioderma. El diagnóstico se confirma mediante examen citológico de la piel, que demuestre la presencia de neutrófilos con bacterias, preferentemente intracelulares.

En contraste, si usted tiene un perro con piel enrojecida, con prurito y seca, y una preponderancia de bacterias, pero sin neutrófilos, entonces usted tiene un sobrecrecimiento bacteriano. Debido a las preocupaciones que rodean a las especies de Staphylococcus resistentes a meticilina, el Dr. Griffin recomienda que el tratamiento para el sobrecrecimiento bacteriano sin evidencia de inflamación, sea diferente del tratamiento de la pioderma clásica.

Factores predisponentes y perpetuantes
Los veterinarios están bien versados en las condiciones predisponentes tales como atopia, obesidad, trastornos endocrinos, fricción inadecuada, presión (callos) y alteraciones en la piel a partir de riesgos como los pliegues cutáneos- todos son factores que hacen que el perro probablemente desarrolle pioderma. Los medicamentos tales como los corticosteroides también pueden tener un impacto sugiere el Dr. Griffin.


Pústulas, pápulas y costras en un perro con foliculitis bacteriana.


Pápula costrosa y collarete epidérmico en un perro con foliculitis bacteriana.


Forúnculos hemorrágicos en un perro con foliculitis (nótense las pápulas eritematosas circundantes y forunculosis, donde el folículo se ha roto más adentro de la dermis).

Los factores perpetuantes son cambios patológicos en la piel debidos a pioderma, que hacen que la condición continúe con mayor probabilidad. La foliculitis, común en la pioderma, resulta con frecuencia en focos de alopecia y exposición de piel a la radiación ultravioleta. Esta radiación, o liberación de queratina a partir de la ruptura folicular, puede afectar la respuesta inmunológica local, la estructura folicular del pelo o inflamación cutánea afirma el Dr. Griffin. Otro factor perpetuante es la fibrosis, la cual tal vez no sea aparente a menos que resulte muy evidente. A menudo, la fibrosis perifolicular se manifiesta a nivel microscópico y ciertas razas (Doberman pinschers, Bull Staffordshire terriers, Rottweilers) parecen estar predispuestas al encostramiento excesivo, que hace que la resolución de la pioderma sea más difícil. Practique una biopsia con el fin de identificar cicatrices en estos pacientes. El Dr. Griffin sugiere que la pioderma puede ser un factor perpetuante por sí mismo. Piensa que, mientras más tiempo tenga la pioderma, más alterada estará la barrera cutánea del perro y más difícil será controlar la infección. Así que, ¿la presencia de pioderma resulta en cambios que perpetúan el desarrollo de inflamación crónica, conduciendo a más pioderma? Algunas observaciones clínicas apoyan esta teoría, pero se requieren más estudios para respuestas definitivas comenta el Dr. Griffin.

Plan de tratamiento: una mejor manera
De manera histórica, la pioderma canina se ha tratado utilizando antibióticos elegidos de manera empírica y algún tratamiento tópico. Este enfoque ya no es siempre el más apropiado o aún confiable, dice el Dr. Griffin, sobre todo en regiones del mundo donde Staphylococcus resistentes a meticilina y múltiples medicamentos se están volviendo más comunes.

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx