Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Número reciente / Enfermedad articular en gatos: asuma lo peor y trate por si las dudas

Enfermedad articular en gatos: asuma lo peor y trate por si las dudas



¿Es lo mejor suponer que todos los gatos mayores en su consultorio sufren de dolor debido a la enfermedad articular degenerativa?

Sarah Mouton Dowdy


¿Qué es la primera cosa que le viene a la mente en cuando usted ve a un gato mayor? Para Kelly St. Denis, DVM, DABVP (feline prac¬tice), propietaria de Charing Cross Cat Clinic en Brantford, Ontario, es el dolor. Este se debe, de acuerdo con estudios, a que los gatos mayores con enfermedad articular degenerativa son la mayoría.

La Dra. St. Denis cita un estudio del 20021 donde se encontró evidencia radiográfica de enfermedad articular degenerativa en 90% de los gatos mayores de 12 años de edad, así como de un estudio del 2010 que halló evidencia radiográfica de enfermedad articular degenerativa en 92% de gatos entre los seis meses y 20 años de edad, con una frecuencia similar en todos los grupos de edad. “En el segundo estudio, la edad fue la única variable, relacionada consistentemente con la enfermedad degenerativa articular” explica ella. “Y por cada año de aumento en la edad del gato, la calificación total esperada de enfermedad articular degenerativa aumenta en más de 13%”.


Definición de enfermedad articular degenerativa (EAD)
Este es un término general, que incluye osteoartritis, espondilosis deformante de los discos intervertebrales, lesiones degenerativas aisladas, artritis traumática y mineralización de tejidos blandos dentro de una articulación. La osteoartritis y la espondilosis deformante son las causas más comunes de enfermedad articular degenerativa en gatos.
 

Aunque los cambios radiográficos no siempre se correlacionan con dolor, la Dra. St. Denis más bien asumiría que un gato tiene dolor y estar equivocada que viceversa - sobre todo ya que estos pacientes son muy hábiles para ocultar los signos de sufrimiento. Esta suposición significa que los exámenes de sus felinos mayores deben comenzar despacio y sin manipulación, tanto como sea posible. “A veces los clientes desean empujar, jalar o sacudir para que su gato salga de la jaula por que ellos no desean ocupar mucho de mi tiempo” dice la Dra. St. Denis. “Yo les ayudo a que lo reconsideren, abrir la jaula en el piso y darle la oportunidad a que el gato salga por sí mismo”.

Desde aquí, el trabajo de diagnosticar enfermedad articular degenerativa comienza. Con base, tanto en estudios publicados como en su experiencia clínica de 20 años, la Dra. St. Denis explica cómo sigue ella sus conjeturas durante una sesión en una reunión patrocinada por un laboratorio en una conferencia Fetch dvm360.

Un rompecabezas diagnóstico

A la Dra. St. Denis le gusta comparar a los componentes diagnósticos de la enfermedad articular degenerativa con las piezas de un rompecabezas. Ellas se ajustan a veces de manera precisa y, en otras no, y usted todavía se queda con sus conjeturas con base en estudios de investigación.

Historia médica. Puede ser difícil conseguir una historia clínica útil a partir de sus clientes, dice la Dra. St. Denis, y no solo se debe a que los gatos son muy buenos para enmascarar su dolor. A diferencia de los propietarios de perros, los dueños de gatos son menos propensos a interactuar físicamente con sus mascotas de manera regular, y la rigurosa agenda de sueño de los gatos puede dificultarles observar su actividad a los propietarios. Esta dificultad se complica más debido a que los dueños de gatos no están educados acerca de que deben observar y tal vez aún se encuentren ciegos a los cambios, por un temor a enfrentar el envejecimiento de su mascota.

De acuerdo con la Dra. St. Denis, preparar a sus clientes para ser aliados en la detección de la enfermedad articular degenerativa puede ayudarle a usted a llegar a un diagnóstico más temprano y que el cliente sea más propenso a ver la necesidad de tratamiento. “Con mayor frecuencia escucho por parte de los propietarios de los gatos, que sus gatos simplemente están envejeciendo como si fuera un tipo de excusa del porqué el gato no hace algo más” dice ella. “Nosotros tenemos que ajustar su interpretación de esa ralentización”.

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx