Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Números anteriores / Volumen 8, Número 4 / Demasiado de una cosa buena Toxicosis por zinc en perros

Demasiado de una cosa buena Toxicosis por zinc en perros

TOXICOSIS POR ZINC artículo arbitrado



Las cantidades excesivas de este mineral esencial pueden conducir a serias consecuencias y esta condición puede tomarse fácilmente por error como anemia hemolítica inmunomediada. Asegúrese de seguir estos lineamientos para detectar y tratar la toxicosis por zinc en sus pacientes.

Por Laura Grigsby, DVM y Emily Medici, DVM, DACVIM

¿Está la toxicosis por zinc en su radar? La sobreexposición a este mineral esencial puede resultar en una variedad de signos clínicos y de hallazgos de laboratorio incluyendo rasgos característicos como anemia hemolítica, bilirrubinemia y pigmenturia. De este modo, la toxicosis por zinc puede diagnosticarse erróneamente como anemia hemolítica inmunomediada (AHIM), revelando la necesidad de imágenes en todos los casos con sospecha de AHIM. El pronto reconocimiento de la posible exposición al zinc y de su tratamiento proporcionarán su mejor resultado para estos pacientes.

ZINC COMO ELEMENTO TRAZA NECESARIO
El zinc es un elemento traza esencial con muchas funciones importantes. Más de 200 metaloenzimas requieren del zinc para el metabolismo normal de carbohidratos, proteínas, lípidos y DNA. Algunas de estas enzimas incluyen anhidrasa carbónica, fosfatasa alcalina y enzimas del ciclo de la urea.1-3 Estas metaloenzimas están implicadas en la expresión de genes, estructura y función de la membrana celular, señalización celular, modulación del estado redox de las células y en la respiración celular.3-5

Casi 25% del zinc ingerido se absorbe a nivel intestinal. Una vez absorbido, 60% del zinc se fija a la albúmina plasmática, 30% se une a la macroglobulina alfa 2 y 10% se liga a la ceruloplasmina transferrina.6 Casi 90% del zinc en la sangre entera se encuentra dentro de los eritrocitos en las metaloenzimas anhidrasa carbónica y dismutasa superóxido cobre-zinc.1

El zinc se excreta del cuerpo por vía biliar y en las secreciones pancreáticas. Se excretan pequeñas cantidades por los riñones hacia la orina, pero gran parte se excreta a través de las heces.7 Los estudios han demostrado que los tejidos que contienen las mayores concentraciones de zinc en animales sanos son tracto uveal, próstata, hueso, piel, músculo, hígado, páncreas y riñón.8 Sin embargo, los excesos de zinc en extremo tienen un efecto dañino en casi todos los sistemas orgánicos.

La ingestión de monedas acuñadas después de 1982 es una fuente común de exposición a zinc en perros.

FUENTES DE ZINC
Las fuentes dietarias de zinc incluyen carne, huevos, frutos, lácteos, nueces, semillas leguminosas y cereales, fuentes adicionales de zinc para las personas pueden incluir suplementos vitamínicos y de minerales (por ejemplo multivitaminas), pastillas para la gripa, cremas con óxido de zinc y ungüentos y medicamentos para el acné. En la literatura para humanos, se informa que los productos que contienen cloruro de zinc (soldadura), que se utilizan en vidrios teñidos, también pueden ocasionar toxicosis.9

Las fuentes comunes a las que los animales están expuestos incluyen monedas producidas luego de 1982, tornillos y tuercas (de acero galvanizado) a partir de cajas de transporte de mascotas, cremas con óxido de zinc, así como ungüentos,  cierres de ropa y equipaje, aunque en cualquier momento se observe un cuerpo extraño metálico, la toxicosis por zinc debe ser un diagnóstico diferencial.

INCIDENCIA Y ABSORCIÓN
La toxicosis por zinc se ha informado en animales domésticos y silvestres incluyendo ganado,10 caballos,11 cerdos,12 borregos,13,14 perros,8,15-20 aves,21 hurones,22 y otros de vida silvestre.23 En 2010, el ASPCA Animal Poison Control Center (APCC) informó de 4,660 casos de exposición de zinc en perros y de 250 casos en gatos. Gran parte de ellos reportó fuentes de zinc desde objetos metálicos, multivitamínicos y cremas y ungüentos con óxido de zinc.24

Si desea leer todo el artículo puede suscribirse ahora
o comprar la versión descargable en PDF

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx