Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Números anteriores / Volumen 8, Número 4 / Recolocación de la glándula del tercer párpado prolapsada Una técnica de Morgan de bolsillo modificada

Recolocación de la glándula del tercer párpado prolapsada Una técnica de Morgan de bolsillo modificada

DESTREZAS DE LABORATORIO artículo arbitrado



Este método quirúrgico movimiento normal del tercer párpado de manera postoperatoria. Tan solo siga estos pasos y alcance un resultado óptimo.

Por Amy J. Rankin, DVM, MS, DACVO

Una glándula prolapsada es el trastorno más común del tercer párpado en perros. Se le conoce comúnmente como ojo de cereza, debido a que la glándula prolapsada se asemeja a una masa roja que protuye desde atrás del tercer párpado. La glándula del tercer párpado prolapsada es más común en perros jóvenes y se encuentra sobrerrepresentada en algunas razas incluyendo cocker spaniel americano y bulldog inglés.

La causa exacta de este trastorno se desconoce, pero se piensa que sea debida a una debilidad de los tejidos que normalmente anclan a la glándula a la parte periorbitaria. El trastorno puede ser unilateral, pero a menudo es bilateral, prolapsándose las glándulas en diferentes momentos.

Indicaciones de tratamiento
La glándula del tercer párpado produce gran porción de la película de lágrima acuosa, casi 30 a 40%. Es importante no extirpar o amputar de manera parcial la glándula prolapsada, ya que esto puede predisponer al perro a desarrollar queratoconjuntivitis seca más adelante en su vida. Las razas que de manera más probable manifiestan glándula del tercer párpado prolapsada, también son las mismas razas que es más probable que desarrollen queratoconjuntivitis seca. Por tanto, aún con un reemplazo exitoso de la glándula, la prueba de glándula de Schirmer deberá monitorearse de por vida en todos los perros afectados.

Se han descrito varios procedimientos quirúrgicos para reposicionar la glándula y por lo general se dividen entre técnicas de fijación y de bolsillo. La técnica descrita al comienzo de la página 464 es una técnica modificada de Morgan de bolsillo. En la técnica de bolsillo conjuntival original, se practica una conjuntivectomía y se entierran los puntos de sutura, pero en este procedimiento se elimina la conjuntivectomía y los puntos se colocan en la parte anterior del tercer párpado para evitar un posible traumatismo a la córnea.

La ventaja de la técnica modificada de Morgan de bolsillo es que permite que el tercer párpado se mueva normalmente de manera postoperatoria, mientras que alguno de los procedimientos de sujeción restringe el movimiento del tercer párpado, puesto que se fija al músculo recto o al tejido periorbital del borde orbitario. Si el tercer párpado no es capaz de desplazarse de manera normal puede reducir su capacidad de proteger a la córnea y de diseminar la película de lágrimas precorneal.

Es importante no extirpar o amputar de manera parcial la glándula prolapsada debido a que puede predisponer al perro a que desarrolle queratoconjuntivitis seca más adelante en su vida.
 
La recurrencia del trastorno es posible aun cuando la cirugía se haya aplicado de manera apropiada, sobretodo en perros grandes o de razas gigantes. Observe que algunos veterinarios recomiendan utilizar un corticosteroide tópico de manera preoperatoria, con el fin de reducir la inflamación y la hinchazón de la glándula. En general, yo no recomiendo el uso de corticosteroides tópicos, ya sea de manera preoperatoria o postoperatoria, pues me preocupa que pudieran retardar la curación del sitio de incisión.

Vea la guía paso a paso de este procedimiento.


Cuidados postoperatorios
Luego de la cirugía, administre un antibiótico oftálmico tópico de amplio espectro (por ejemplo, neomicina, polimixina B y ungüento oftálmico de bacitracina o solución oftálmica de neomicina, polimixina B y gramicidina), tres a cuatro veces al día, durante siete a catorce días y luego medicación antiinflamatoria no esteroidea oral por unos cuantos días.

Gran parte de los perros no requieren de un collar Isabelino después de la cirugía, pero si el paciente se talla el ojo, o parece incómodo, deberá llevar un collar de este tipo por siete a catorce días. No es necesario retirar las suturas y la incisión por lo general sana en el término de dos semanas.VM

Destrezas de laboratorio
La técnica modificada de Morgan de bolsillo

Suministros

  • Dos pinzas de fijación Graefe o hemostática de mosquito.
  • Espéculo para párpado.
  • Bisturí Bard-Parker y hoja No.15.
  • Pinzas Bishop-Harmon.
  • Tijeras Stevens de tenotomía.
  • Port agujas Castroviejo.
  • Sutura 910 de poliglactina 5-0 o 6-0.

Paso 1



 

Si desea leer todo el artículo puede suscribirse ahora
o comprar la versión descargable en PDF

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx