Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Números anteriores / Volumen 8, Número 2 / Entendiendo la hipotermia

Entendiendo la hipotermia

ARTÍCULO ARBITRADO

Probablemente, usted ha tenido alguna experiencia con pacientes con hipotermia, ¿qué tan bien comprende este problema? Este especialista explica la mecánica de la hipotermia y las diversas complicaciones relacionadas con ella.

Christopher G. Byers, DVM, DACVECC, DACVIM (small animal internal medicine)

La hipotermia, o temperatura corporal anormal, puede clasificarse como primaria o secundaria.1 La hipotermia primaria resulta de manera típica por una exposición ambiental, a pesar de una producción normal de calor  por el cuerpo.2 La hipotermia secundaria se debe a alteraciones en la producción de calor a causa de enfermedad, lesión o medicamentos.3,4 De modo comprensible, la hipotermia secundaria puede influir con frecuencia en la morbilidad y mortalidad de animales críticamente enfermos.

PÉRDIDA DE CALOR
Existen cuatro mecanismos fundamentales de pérdida de calor5:

  • La convección transfiere calor desde la superficie corporal hacia el aire que se desplaza por el animal.
  • La conducción transfiere calor desde la superficie corporal hacia objetos más fríos en contacto con la piel.
  • La radiación es el intercambio de calor entre el cuerpo y los objetos en el ambiente que no están en contacto con la piel, independientemente de la temperatura del aire circundante.
  • La evaporación sucede cuando la humedad en contacto con la piel o las vías respiratorias se disipa en el aire.

La producción de calor debida a los diversos procesos metabólicos del cuerpo es directamente proporcional a la masa corporal y así, la pérdida cutánea de calor es una función del área de superficie corporal.6 Las mascotas pequeñas tienen mayores proporciones de área de superficie-masa corporal, que los vuelve susceptibles a la pérdida de calor. Además, los pacientes caquéxicos, debilitados, inmóviles y muy enfermos tienen alteradas sus capacidades termorreguladoras y tal vez no sean capaces de retener o buscar calor.

TERMORREGULACIÓN
En todo el cuerpo se encuentran distribuidos receptores para el frío y el calor.

Las fibras delta-A transmiten las señales frías y las señales de los receptores cálidos son transmitidas por medio de las fibras C.7 El procesamiento de la información termorreguladora se da a través de estas tres vías7: sensaciones térmicas aferentes desde la periferia, regulación central en el hipotálamo y respuestas aferentes.

Dadas estas tres vías, las temperaturas corporales periféricas fluctúan de manera constante, mientras que el centro termorregulador hipotalámico posterior mantiene una temperatura central relativamente constante.8 El metabolismo celular resulta en producción de calor por el cuerpo y el calor se pierde cuando el calor central se transfiere por medio de tejidos conductivos variables hacia la piel y, que de modo subsecuente se pierde hacia el ambiente.6 De manera específica, el calor se transfiere desde el centro del cuerpo hacia la piel  por medio de una multitud de vasos sanguíneos, incluyendo plexos venosos y capilares, con conexiones arteriovenosas que están bajo el control del sistema nervioso autónomo.9,10 La tasa de flujo sanguíneo a través de estas anastomosis arteriovenosas varía dependiendo del grado de vasoconstricción o vasodilatación deseada.9,10 Mayores flujos sanguíneos conllevan mayor pérdida de calor, mientras que un menor flujo sanguíneo resulta en la conservación del calor central.5

ESPIRAL HIPOTÉRMICA
Conforme la temperatura corporal central baja más allá de los 34.4 C, la termorregulación se altera y los animales empiezan a temblar o buscar calor.11 Predomina más bien la vasodilatación periférica que la vasoconstricción, lo cual conduce a que continúe la pérdida de calor central.12 Además, la producción de calor se reduce a causa de una menor tasa metabólica.4,6

Al mismo tiempo, la hipotermia severa deprime al sistema nervioso central, resultando finalmente en un hipotálamo que responde menos a la hipotermia.6 De hecho, cuando la temperatura corporal central es menor a 31.1 C se detiene la termorregulación.5


 

Si desea leer todo el artículo puede suscribirse ahora
o comprar la versión descargable en PDF

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx