Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Números anteriores / Volumen 6, Número 6 / Síndrome de Pandora: Reconsiderando nuestro enfoque a la cistitis idiopática en gatos

Síndrome de Pandora: Reconsiderando nuestro enfoque a la cistitis idiopática en gatos

 

El mito de la caja de Pandora
De acuerdo con la mitología griega, los dioses crearon a Pandora, la primera mujer. Los dioses le dieron una caja, diciéndole que contenía obsequios, la cual nunca debería abrir. Pero, la curiosidad le ganó y un día abrió la caja, liberando demonios como la tristeza, la enfermedad y la peste por el mundo. Viendo el problema que había ocasionado, ella la cerró con rapidez, pero en la caja había permanecido algo –la esperanza.
La variedad de comorbilidades, -trastornos epiteliales, neurológicos, endocrinos, inmunitarios y conductuales- que usted puede encontrar conforme evalúa gatos con signos de vías urinarias inferiores, se iguala con los problemas que escaparon de la caja de Pandora. Pero, tal como en el mito, permanece la esperanza. Sólo tenemos que explorar más el síndrome de Pandora y buscar tratamientos como el enriquecimiento ambiental para continuar ayudando a nuestros pacientes y a sus propietarios.

ARTÍCULO ARBITRADO



Los gatos con cistitis idiopática a menudo tienen comorbilidades multisistémicas, así que busque fuera de las vías urinarias –así como en el ambiente del gato- en busca de respuestas diagnósticas terapéuticas.

C.A. Tony Buffington, DVM, PhD, DACVN

Mantener a los gatos en casa se ha vuelto una recomendación veterinaria usual, a fin de reducir la exposición a enfermedades infecciosas y lesiones por vehículos u otros animales. Este consejo tal vez no sea benéfico por completo, o aún benigno, para los gatos. A principios de 1925 se sugería un “confinamiento estrecho en la casa”, para reducir el riesgo de signos de vías urinarias bajas (SVUB).1

Se han investigado varios factores relacionados con el alojamiento en casa y los SVUB. El peso corporal excesivo y la menor actividad se relacionaron con mayor riesgo en algunos estudios, y los gatos que solamente tenían acceso a cajas de arena en interiores tienen un mayor riesgo de SVUB, en comparación con los gatos que podían hacer sus necesidades en el exterior.2 También se les ha relacionado con vivir con otros gatos con SVUB, lo que sugiere que las interacciones sociales o algún agente infecciosos de transmisión horizontal podrían participar en el desarrollo de estos signos.2,3 La falta de diferencia entre los casos y los controles en las tasas de enfermedad viral y el aumento en el riesgo relacionado con la cantidad de tiempo pasado en interiores, parecen argumentar en contra de un agente infeccioso como causa común.

Además de los factores ya mencionados, un estudio caso-control de gatos con SVUB, reportó un aumento de incidencia de SVUB en gatos que se trasladaron a un nuevo hogar dentro de los tres meses previos y durante los meses de invierno;2 un análisis más a fondo reveló una asociación estadísticamente alta en importancia más bien con los días lluviosos durante los meses previos, que con la estación. Se encontró que el acceso a presas en el exterior era protector.

Además de los SVUB, los estudios han encontrado que la estancia en el hogar se relaciona con una variedad de otras enfermedades comunes en gatos.3 Por ejemplo, se informa que la enfermedad dental es la enfermedad más usual en gatos mascotas. Aunque vivir en un hogar no se identificó como un factor de riesgo importante en un estudio, en otro subsecuente se le relacionó con un aumento 4.5 mayor en riesgo de gingivitis, cálculos o enfermedad periodontal. La obesidad en gatos también constituye un problema común, ciertos factores dietarios, ser de edad media, macho, castrado y mestizo se han relacionado con el sobrepeso. Habitar en un hogar se ha vinculado con un riesgo 1.6 a 15.8 veces mayor para la obesidad, dependiendo del parámetro determinado.3 Un estudio reciente informó que el confinamiento en interiores y la inactividad física –pero no la proporción de alimento seco- se vincularon con mayor riesgo para la diabetes tipo II.4

Estos y otros estudios llevados a cabo durante décadas y alrededor del mundo han identificado que vivir en el hogar es un factor de riesgo de enfermedad en gatos. Diferencias entre estudios, sobre todo aquellos que no encontraron mayor riesgo, pudieron haber ocurrido por una variedad de razones. La primera, por supuesto encontrar que habitar en interiores no es un factor de riesgo. Sin embargo, el hecho de que vivir en interiores se ha relacionado con una variedad de diferentes enfermedades estudiadas en distintos momentos, en diversos lugares, parece argumentar en contra de esta interpretación. Diferencias en el tamaño de las muestras y en las preguntas hechas, sin duda alguna también contribuyeron a las diferencias. Debido a que los gatos en gran parte de los estudios se encontraban en interiores, no se puede tener una idea con respecto al factor contribuyente de vivir en interiores. La identificación de diferencias y susceptibilidades de raza también sugiere que factores internos, incluyendo genéticos (qué genes se hallan presentes) y epigenéticos (cuál de los genes presentes se expresa) también influye en el riesgo.

SUSCEPTIBILIDAD DE ESPECIES
La sensibilidad de los gatos a sus alrededores y sus respuestas a estímulos amenazantes se ha estudiado durante décadas. El término respuesta de lucha o huída resultó a partir de varios estudios de gatos, llevados a cabo durante las primeras dos décadas del siglo XX por el eminente fisiólogo Walter B. Cannon.5 Los gatos son especies relativamente solitarias, eligiendo a menudo densidades de población menores a 50 gatos por kilómetro cuadrado.

Aunque gatos machos y hembras de vida libre ocupan rangos de hogar que se sobreponen de casi 100 metros de diámetro, a menudo evitan encontrarse cada uno al mantener un esquema. En un estudio de casas con dos gatos, uno pasaba casi 50% del tiempo sin ver al otro, aunque estuvieran dentro del rango de 1 a 3 metros uno del otro.7 Así, los gatos pueden ser susceptibles de manera inusual a las restricciones de interiores, debido a las diferencias entre sus estrategias de conducta y aquellas de otras especies sociales, incluyendo gran parte de los animales domésticos y las personas.

FISIOPATOLOGÍA DE LOS GATOS CON SVUB Y PROBLEMAS RELACIONADOS
Con base en una serie de estudios verificados durante las dos pasadas décadas, se han identificado varias enfermedades y condiciones más allá de las vías urinarias en gatos con SVUB severos y recurrentes.8 Comprender el proceso subyacente que conduce a estas anormalidades puede ser la clave en el diagnóstico y tratamiento de los gatos afectados. Se piensa que algunos gatos, a causa de una combinación inicial de genética y ambiente, tienen un sistema nervioso simpático más sensible y sobreactivo9 y se cree que esto se relaciona con anormalidades en los sistemas intestinal, conductual, dermatológico, epitelial, neurológico, endocrino o inmunitario. Estas comorbilidades pueden manifestarse en cualquier combinación y, algunas de ellas, pueden preceder al desarrollo de los SVUB. Estos trastornos, así como estresores ambientales, pueden manifestarse en lo que nosotros denominamos conductas de enfermedad.10

Las conductas de enfermedad se refieren a un grupo de signos conductuales y clínicos inespecíficos incluyendo vómito, diarrea, anorexia o menor consumo de agua y alimento, fiebre, letargia, somnolencia, conductas cuasi dolorosas aumentadas y menor actividad general y de autocuidado y de interacciones sociales. Aunque estas conductas son respuestas bien documentadas a la infección, también se dan en respuesta a eventos ambientales aversivos. De este modo, las conductas de enfermedad pueden resultar a partir de las vías periféricas (es decir, aferentes) y centrales (es decir, eferentes).10

Si desea leer todo el artículo puede suscribirse ahora
o comprar la versión descargable en PDF

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx