Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Número reciente / 7 pasos para recablear el cerebro

7 pasos para recablear el cerebro



Los pasos que aprendí para recablear mi cerebro traumatizado en algo más sano fueron algo como esto.


Sarah Wooten, DVM

1 Identifique los patrones fisiológicos y de pensamiento que ocurren cuando usted se encuentra ansioso acerca de una cirugía y póngalos por escrito
¿Qué sucede en su mente y cuerpo cuando algo le desencadena a usted temor por una cirugía? Para mí, mi corazón empezaría por acelerarse, me sentiría con náuseas, mis manos temblarían y estaría irritable, respiraría más profundamente, etc. Los pensamientos como “odio las cirugías” o “no soy un buen cirujano” me darían vueltas y sopesaría obsesivamente la cirugía programada durante toda la mañana. No. En cambio, imagínese que, en vez de buscar signos de temor en un perro, se observa a usted mismo. Identificar y saber qué sucede cuando usted se encuentra en esta situación le ayudará a comprender su propia biología de temor.

2 Conozca sus desencadenantes y póngalos por escrito
Una vez que usted ha identificado sus signos fisiológicos y emocionales de temor y ansiedad, es momento de identificar las claves en su ambiente que ocasionan que su sistema simpático sea caótico. ¿Es cuando algo sale mal en la cirugía? ¿Es cuando usted se prepara? ¿Es durante la noche anterior? Conocer sus desencadenantes le ayudará a conocer cuando la amígdala ha sido lanzada a la lucha, la huida, o el bloqueo.

3 Pequeños pasos: trabaje por debajo de su umbral
Si usted se siente atemorizado por una cirugía, entonces usted necesita trabajar por debajo de su umbral de miedo. Sí, yo sé que esto representa cierto desafío, pero si usted no lo hace, tal vez nunca sane. Comience poco a poco con procedimientos que no le provoquen temor –remoción de masas, extracciones dentales, esterilizaciones. Tal vez tan solo consista en permanecer en el quirófano sin entrar en pánico. Si usted lo hace bien y no hay desencadenamiento (recuerde sus signos), entonces avance hacia algo más grande. Si hay desencadenamiento, regrese hacia algo más sencillo y sea amable con usted mismo. Es como mover con lentitud al perro reactivo más cerca hacia la bicicleta, mientras trabaja por debajo del umbral de reactividad del perro. Escriba en su diario tres pasos quirúrgicos pequeños que puede tomar.

4 Dese recompensas de manera consistente
Si usted lleva a cabo sus pequeños pasos con éxito, ¡entonces recompénsese! No tiene que ser algo grande. Puede consistir en una noche de películas o algún café especial, o caminar solo luego del trabajo. Justo tal como usted les da bocadillos a los perros por no ir detrás de la bicicleta, usted necesita darse bocadillos para crear nuevas vías neurales. Escriba tres recompensas que se dará a usted mismo la próxima vez que dé pasos pequeños, y entonces sea consistente en proporcionarse tales recompensas.

5 Sea paciente y alábese usted mismo

Esto tal vez suene extraño, pero lastimarse a si mismo luego de un error quirúrgico hace que empeore de hecho la situación completa y refuerza los patrones de trauma en su cerebro. Ha pasado por algo difícil; sea paciente con usted mismo y desarrolle el hábito de hablar con sigo mismo en forma positiva, que le harán salir adelante en los momentos difíciles.

6 La respiración es un superpoder

¿Sabía usted que puede calmar de hecho su sistema nervioso con el poder de la respiración consciente? ¡Es verdad! Si usted se encuentra reforzando su temor intente utilizar la respiración coherente o respiración del cuadrilátero. Ambas técnicas desconectan el sistema simpático y activan el sistema parasimpático, algo que usted necesitará si quiere mantener su cabeza en la cirugía.

7 Utilice la farmacología y a los expertos cuando sea necesario

Al igual que los perros, usted necesita a veces algo extra para elevar su umbral de reactividad. No se averguence de hablar con un terapeuta o de pedir ayuda farmacológica en caso de ser necesario. Yo pasé por 20 sesiones de neuroalimentación y de terapia de conversación. No es un signo de debilidad, sino que constituye un signo de fortaleza, conciencia y de mucho amor propio para buscar ayuda cuando usted lo necesita.

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx