Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Número reciente / ¿Le podemos ayudar con eso?

¿Le podemos ayudar con eso?

Agresión. Ansiedad. Angustia y daño potencial. Aquí está cómo manejar los problemas de conducta de pequeñas especies en un abrir y cerrar de ojos



JoAnna Pendergrass, DVM

A pesar de lo complejo de los casos de comportamiento, muchas mascotas afectadas pueden responder al tratamiento. Aquí con unas cuantas “rapiditas de conducta”, está E’Lise Christensen, DVM, DACVB, quien es propietaria de dos consultorios: Bahavior Vets de la ciudad de Nueva York y Bahavior Vets en Colorado. La Dra. Christensen define a las “rapiditas de conducta” como soluciones generales de acción rápida, para los problemas de conducta, que pueden manejar el comportamiento de manera proactiva, llenar las expectativas de los propietarios por mejorar y cubrir necesidades específicas. Aquí están los ejemplos de ella.

Evitar desencadenantes. Retirar a la mascota de la fuente de su problema conductual puede resultar eficaz. Por ejemplo, si un perro es agresivo hacia los extraños en el hogar, su propietario puede enseñarle a encontrarse a gusto en una “zona segura”, tal como una jaula en una habitación aparte. El perro puede permanecer ahí felizmente cuando lleguen de visita personas no familiares.

Enriquecimiento. Los rompecabezas de comida son una buena manera de mejorar el enriquecimiento para las mascotas. Estos rompecabezas pueden ser tan sencillos como un alimento colocado en una caja de cartón para que la mascota lo recupere. En el caso de los cachorros que se les está entrenando en casa, los rompecabezas deberán ser lo suficientemente sencillos como para completarse, sin interrumpir la agenda del entrenamiento en casa.

Un vistazo a las “rapiditas de conducta”

En pequeñas especies, los problemas de conducta tales como la agresión y la ansiedad por separación pueden ser complejos. Por fortuna, las soluciones para mejorar estos aspectos de manera importante en un tiempo relativamente corto se encuentran disponibles. Aquí tenemos las “rapiditas de conducta” por parte de E’Lise Christensen, DVM, DACVB, quien es propietaria de dos consultorios: Bahavior Vets de la ciudad de Nueva York y Bahavior Vets en Colorado.

El bienestar de la conducta es evidente, dice la Dra. Christensen cuando el animal:
> Puede manejarse cuando se encuentra solo.
> Es amistoso
> Domesticado.
> Explora y manipula su ambiente.
> Se ajusta de manera rápida y completa al cambio.
> Tolera o ignora los ruidos altos, tormentas y fuegos pirotécnicos.
> Demuestra una vocalización normal, así como conductas de lamido y acicalado.
> Disfruta las visitas al veterinario y puede seguir con el cuidado de bienestar sin sedación.

Debido a que los problemas conductuales a menudo son muy complejos, la Dra. Christensen recomienda referir a un veterinario conductista para cualquier caso de conducta en el cual el veterinario general no se sienta seguro. “Sea amable con usted mismo”, recomienda ella y reconozca cuando un caso se encuentra “fuera de su alcance”. La interconsulta también se puede hacer cuando se consideran medicamentos psicoactivos para el tratamiento. Por supuesto, la interconsulta es una opción razonable solo cuando hay acceso a un veterinario conductista y el cliente acepta la interconsulta.
 

Interacciones estructuradas. La Dra. Christensen resalta que los propietarios de mascotas interactúan a menudo con sus mascotas de maneras que son intrusivas y bizarras en lo físico para las mascotas (sí, las mascotas encuentran que cargarlos y besarlos es algo odioso). Las interacciones estructuradas que permiten una conducta específica-específica normal pueden reducir los problemas conductuales. Enseñarle a un perro cierta tarea sencilla, tal como sentarse, antes de permitirle que haga cualquier cosa que él disfrute, es un buen ejemplo de interacción estructurada.

Entrenamiento a base de recompensas. Esto implica una conducta positiva reforzada, que no puede practicarse de manera simultánea con la conducta negativa. Recompensar de manera repetida esta conducta positiva puede reducir los problemas conductuales con rapidez. El entrenamiento con base en castigos, tales como collares de choque, deberá evitarse debido a que no tratan el problema subyacente, más bien, tan sólo se dirigen al signo del problema. Además, estos dispositivos dañan el vínculo humano-animal, reducen el aprendizaje y aumentan el riesgo de conductas agresivas y temerosas.

Tratamiento con feromonas. Las feromonas pueden ayudar a que las mascotas se tranquilicen y a reducir las conductas problema.

 

 

Si desea leer todo el artículo puede suscribirse ahora
o comprar la versión descargable en PDF

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx