Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Números anteriores / Volumen 11, Número 6 / Alergias alimentarias: los sospechosos usuales (y más allá)

Alergias alimentarias: los sospechosos usuales (y más allá)




El truco más grande que aplican algunas enfermedades es convencerlo a usted de que no existen. En el caso de las alergias alimentarias, los signos clínicos pueden incriminar a otras enfermedades dermatológicas. Atrape a los culpables reales, aquellos alimentos agresores, al practicar una prueba de dieta de eliminación.

Thomas Lewis, DVM, DACVD

Un pastor alemán con pioderma recurrente. Un gato siamés con prurito y alopecia. Un cobrador dorado con otitis y diarrea. Estos son animales que podrían estar sufriendo de alergias alimentarias y que también podrían ser sus pacientes.

Los perros y los gatos pueden volverse alérgicos a cualquier alimento al cual están expuestos. Un malentendido común acerca de las alergias alimentarias es de que es probable que se desarrollen luego de un cambio reciente de dieta. De hecho, las alergias alimentarias pueden desarrollarse en cualquier momento. Muchos estudios sugieren que las alergias alimentarias se desarrollan más a menudo en perros jóvenes (menores de 1 año), que la dermatitis atópica.1 Los alérgenos en perros más comunes (carne de res, pollo, huevo, leche de vaca, trigo, soya, maíz) y gatos (pollo, pescado, leche) también son ingredientes comunes en varios alimentos comerciales para perros y gatos.1,2

PRÁCTICA DE UNA PRUEBA DE DIETA DE ELIMINACIÓN



Elija la dieta a prueba
No hay una prueba de dieta que funcione todas las veces y que sea fácil de manejar. Para elegir la mejor dieta que se suministre a un paciente con sospecha de alergia a los alimentos se requiere elegir una dieta que:

1) Consista de proteínas a las cuales el paciente no ha sido expuesto.
2) Mínimas posibilidades de reacciones cruzadas con proteínas proporcionadas con anterioridad (por ejemplo, algunos pacientes alérgicos a la carne de res reaccionaran de manera cruzada o mostrarán signos clínicos cuando se expongan a otros rumiantes; el pollo puede reaccionar de manera cruzada con el pato o el pavo).
3) Que sea palatable al paciente.
4) Que el propietario sea capaz y tenga el gusto de suministrarlo.

Debido a estos factores, se han observado de manera histórica en la primera dieta de elección para gran parte de los pacientes con sospecha de alergia a los alimentos el conejo, canguro y, ocasionalmente, pescado. Sin embargo, gran parte de estos ingredientes se encuentran ahora en alimentos de venta libre. Además, debido a la dificultad en suministrar una cantidad confiable de proteínas hidrolizadas, algunos fabricantes se han visto forzados a agregar proteínas hidrolizadas, sobre todo soya hidrolizada, a las nuevas dietas proteicas.



Comience la prueba de la dieta y trate las infecciones
Comience con el paciente en la prueba de dieta de eliminación. Esta dieta deberá ser el único alimento que reciba el paciente. Recuérdele a los propietarios que esto significa sin bocadillos, medicamentos masticables o suplementos basados en proteínas.

Yo les recomiendo de manera típica a los propietarios que cambien de alimento por completo y de manera abrupta, en vez de una transición lenta (suministrar la mitad de un comedero del nuevo alimento y mitad del alimento anterior). Si el alimento es en verdad el problema, para mí nunca ha tenido sentido “darle la mitad del problema” durante la transición.

Durante la prueba del alimento es importante tratar las infecciones secundarias (tales como pioderma e infecciones por especies de Malassezia). Es frecuente que los pacientes reciban tratamiento antimicrobiano durante la primera mitad de la prueba, lo cual puede representar un desafío para los propietarios, ya que estarán limitados a que los medicamentos puedan estar ocultos en algunos productos tales como carnes, queso o bocadillos. Es posible tratar las infecciones con antibióticos inyectables de larga acción o, de manera más preferible, con productos antimicrobianos tópicos tales como champús, enjuagues, aerosoles o espumas.
 
Aplique el control para pulgas en zonas endémicas de pulgas con el fin de minimizar otras causas de prurito, utilizando de manera preferente productos tópicos y evitando productos masticables.



Haga el seguimiento una semana después
Asigne a un elemento del personal para que llame al propietario de la mascota luego de una semana, con el fin de asegurarse de que se ha comenzado la prueba de la dieta.

Si desea leer todo el artículo puede suscribirse ahora
o comprar la versión descargable en PDF

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx