Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Números anteriores / Volumen 10, Número 1 / Tratamiento con éxito de la intoxicación por Bufo marinus en un perro

Tratamiento con éxito de la intoxicación por Bufo marinus en un perro

CASO DE TOXICOLOGÍA



El dominio de estos sapos gigantes está en expansión así que asegúrese que está listo para reconocer y manejar estos casos tóxicos.

Jarrod Butler, DVM

Se encontró a un terrier Yorkshire, macho, entero, previamente sano, de tres años de edad y 3.6 kg con convulsiones y ptialismo en el patio del propietario, cerca de un sapo parcialmente consumido.

Al llegar al consultorio el perro se encontraba con ptialismo, hipertérmico, desorientado y con una taquicardia moderada (200 latidos por minuto). Poco después del examen, el perro tuvo una convulsión breve y vomitó partes del sapo, incluyendo partes de la cabeza. El propietario del perro también llevó al consultorio los restos del sapo consumido y un espécimen vivo de la misma zona. Con base en la comparación de la morfología craneal el sapo se identificó como sapo marino (Bufo marinus).

MANEJO DEL CASO
A partir de la identificación del sapo y de los signos clínicos consistentes, se diagnosticó intoxicación con sapo de la especie Bufo y se inició el tratamiento.

Se colocó un catéter intravenoso y al perro se le inició con líquidos intravenosos (60 mg/kg/día). Se administró un antiemético (maropitant, 2 mg/kg subcutáneos), seguido de carbón activado (2 g/kg orales).

Poco después de recibir el carbón, el perro comenzó a convulsionarse, pero respondió con rapidez a una inyección única de diacepam (0.5 mg/kg intravenosos). Este  medicamento también sedó ligeramente al perro y su frecuencia cardiaca se redujo de 200 a 160 latidos por minuto. Un hemograma mostró leucocitosis leve (17.6 x 103/μl; normal = 6 a 16 x 103/μl) y una elevación ligera de la actividad de la alanino aminotransferasa sérica (ALT) (258 U/L; normal = 10 a 100 U/L).

Media hora después de la administración del diacepam, el perro volvió a desarrollar una taquicardia sostenida (200 latidos por minuto), la cual respondió a 0.03 mg/kg de propanolol, administrado por vía intravenosa.

Si desea leer todo el artículo puede suscribirse ahora
o comprar la versión descargable en PDF

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx