Ingreso a suscriptores
Correo electrónico
Contraseña
Olvidé mi contraseña Entrar
ContÁctenosUsted está en Inicio / Números anteriores / Volumen 8, Número 5 / UN CASO DESAFIANTE Letargia e inapetencia en un pequinés

UN CASO DESAFIANTE Letargia e inapetencia en un pequinés

CASO DESAFIANTE artículo arbitrado

Si no fuera por los resultados sospechosos en las radiografías torácicas, este perro hubiera sido dado de alta antes de que se descubriera su problema primario.
 
Por Christine Nagel, DVM, MPH, Susan M. Taylor, DVM, DACVIM, Suresh Sathya, BVSc, MVSc y Kim Tryon, DVM, DAVCR
 
Llevaron a consulta a un macho pequinés, entero, de siete meses de edad y 5.4 kg, al Veterinary Medical Center (VMC) del Western College of Veterinary Medicine, para evaluación de letargia e inapetencia de una semana de duración y de una tos de un día. Los propietarios describieron la tos como leve, intermitente, seca, con ronquido y no productiva.
 
ANTECEDENTES
El perro había vomitado una vez siete días antes al inicio de sus signos. No había antecedentes de traumatismos o de enfermedad previa.
 
De acuerdo con las recomendaciones de su veterinario, el perro había sido vacunado incluyendo una vacuna intranasal de parainfluenza con especies de Bordetella. El perro nunca había estado internado y no había estado en contacto con otros perros aparte de su compañero de casa, un Shih Tzu.
 
EXAMEN FÍSICO Y PRUEBAS DIAGNÓSTICAS
El examen físico reveló a un perro deprimido, pero alerta, en buenas condiciones corporales. Sus mucosas estaban rosas y el tiempo de llenado capilar era de dos segundos. Las frecuencias cardiaca y respiratoria, y la temperatura, fueron normales. La auscultación torácica resultó sin mayor detalle y el pulso femoral del perro era fuerte y regular. Durante el examen físico no se observó tos espontánea; sin embargo una tos no productiva se reprodujo con facilidad al estímulo traqueal y laríngeo. El resto del examen físico fue sin mayores alteraciones.
 
Precedentes
Descripción 
Macho pekinés, entero, de siete meses de edad y 5.4 kg.
 
Antecedentes y motivo de consulta
  • Letargia e inapetencia de una semana de evolución y tos de un día de duración.
  • Vomitó una vez al principio de los signos clínicos.
  • Sin antecedentes de traumatismos o enfermedad previa.
 Hallazgos al examen
  • No se observaron anormalidades al examen físico.
  • Las radiografías torácicas revelaron una opacidad heterogénea con destellos de gas central de tejido blando del hemitorax craneal izquierdo.
Diagnósticos diferenciales
  • Esófago anterior lleno de líquido y gas, abscesos y micosis dentro del lóbulo pulmonar craneal izquierdo, neumonía por aspiración focal y torsión del lóbulo pulmonar.
 
Un panel de urgencia no reveló anormalidades en el volumen de hematocrito o proteína total, nitrógeno ureico sanguíneo o concentraciones de glucosa sanguínea. La saturación de oxígeno valorada mediante un oxímetro de pulso portátil fue normal (98%). 
 
Las radiografías torácicas revelaron una opacidad heterogénea de tejido blando con los destellos de gas central en el tórax craneal izquierdo (Figura 1). No fueron visibles broncogramas aéreos. La tráquea estaba desviada hacia dorsal, ligeramente hacia la derecha. Las estructuras cardiovasculares se encontraban dentro de los límites normales de dimensiones y forma. La interpretación inicial fue que estos cambios radiográficos podrían sugerir un esófago anterior lleno de gas y líquido, abscedación y necrosis dentro del lóbulo pulmonar craneal izquierdo, neumonía por aspiración focal o torsión del lóbulo pulmonar.
 
TRATAMIENTO INICIAL
El perro recibió fluidoterapia intravenosa y antibióticos para tratar una posible neumonía por aspiración. Antes de comenzar el tratamiento, se practicó un lavado transtraqueal, el cual se envió para evaluación citológica y cultivo. Se recolectó sangre para hemograma y un perfil químico sérico. Entonces, el perro se trató con ampicilina (22 mg/kg intravenosos, cada 6 horas) y amikacina (20 mg/kg intravenosos una vez al día) así como nebulizaciones con vapor de agua y mezcla de líquidos cada seis horas.
 
La actitud y actividad del perro mejoraron durante las primeras 24 horas del tratamiento y comió bien en el hospital. No hubo tos espontánea o disnea observadas.

Si desea leer todo el artículo puede suscribirse ahora
o comprar la versión descargable en PDF

Busca un artículo

En este número
En todos los números

Buscar
Inicio | Mapa del sitio | Contacto
Veterinary Medicine en Español es una publicación editada y distribuida por
Revistas para la Industria S.A. de C.V. en México, Centroamérica y Sudamérica.

Veterinary Medicine es una publicación de Advanstar* VETERINAY HEALTHCARE
COMMUNICATIONS

Toda la publicidad, información y conceptos que se publican en Veterinary Medicine son responsabilidad absoluta de cada uno de los autores y firmas comerciales.

Copyright. Todos los derechos reservados | Ver políticas de uso | AVISO DE PRIVACIDAD
Atención a clientes:
Insurgentes Sur 605, Desp. 404-D. Col. Nápoles,
México D.F., C.P. 03810
Tel. 52 (55) 5659-8880, 52 (55) 5536-2100.
info@vetmedicineespanol.com.mx